Sirve la psicoterapia?

Preguntar si sirve la psico-terapia es como preguntar si sirve la fisio-terapia… pues… depende.

Si tengo dolores de espalda puedo, por ejemplo, ir a darme un masaje, iniciar un tratamiento para corregir posturas y fortalecer músculos, o no hacer nada. En la mayoría de los casos sabemos por experiencia que no se curará del todo pero que la mejoría depende fundamentalmente del interés que uno tenga en ello.

Existen importantes diferencias entre estas dos disciplinas, por supuesto. Sin embargo me gusta utilizar esta comparación para comenzar a responder a esta suso dicha pregunta del titulo.

Por experiencia personal y profesional sé que la psicoterapia sirve y cada día ven la luz más y más estudios que avalan su eficiencia (ojo, que he elegido a propósito esta palabra). El problema es su descrédito generalizado impulsado por la cultura donde vivimos y nuestras resistencias internas al cambio. Preferimos, y el sistema también, tomar una pastillica y seguir con lo mismo de siempre.

En este blog sabéis que no entro en profundidades así que sólo os dejo tres preguntas a modo de orexígeno: 1ª, ¿sabíais que la industria farmacéutica es la segunda más poderosa del mundo (la primera, la armamentística)?; 2ª, los grandes avances de la humanidad nacen del crear a partir del sufrimiento ¿interesa esto al sistema productivo en el que vivimos?; Y 3ª, ¿por qué ahora nos gastamos el dinero en brackets dentales por estética y no en construirnos un vivir mejor?

En esta última pregunta se ve claramente como lo social y lo intra-personal están íntimamente unidos en esto de no ir a un terapeuta. Me centraré, no obstante, en lo segundo.

Todos tenemos miedos internos, camuflados bajo todo tipo de argumentos, a asumir la responsabilidad sobre nuestro sufrimiento y aventurarnos fuera de nuestra zona de confort (forma particular en que cada uno ve, siente y se relaciona con la “realidad”), y así gestionar la vida de manera más saludable.

Es cierto, que el asunto es mucho más complicado y se entremezclan prejuicios sociales con la enorme dificultad que nos supone a la mayoría pedir ayuda, pero en mi opinión en el meollo está el miedo.

Veis que no he entrado en el tema económico… porque creo que lo enreda todo. Un amigo mío cobra a los sin-techo un cigarro, o los que acuerden, por consulta. Y por otra parte, encontramos la lamentable focalización casi exclusiva en los fármacos de nuestro sistema público de salud mental en contra de la evidencia científica más seria e independiente.

Al contrario de lo que se quiere creer, iniciar una terapia (o cualquier otro eufemismo con que se rotule) es un acto de valentía porque es un intento de coger las riendas de lo que a uno le pasa y no seguir con “más de lo mismo”. El entorno es hostil, sí ¡pero cómo naveguemos en la tormenta es asunto nuestro! Y más aun si nos preocupan nuestros hijos u otro tipo de cuestiones éticas. Ya Freud señalaba que la buena terapia lleva a amar mejor, trabajar mejor, gozar mejor.

Depresión-apatía, ansiedad, síntomas físicos sin aparente razón orgánica, problemas relacionales (pareja, hijos, padres mayores, laborales, soledad…), problemáticas adolescentes y juveniles, enfermedades, duelos, sentimientos de vacio… son ejemplos de “crisis” que nos ofrecen la oportunidad de crecer y así vivir de manera más real.

La desesperanza, la pereza, la desconfianza… incluso la resignación, pueden ser trampas para no pedir ayuda. Pero otro día os compartiré pinceladas sobre mis experiencias como paciente y como terapeuta para ejemplificaros que aunque no hay varitas mágicas ¡merece la pena el esfuerzo!

Psicoterapia-PsicoSobreRuedas-1

Psicoterapia-PsicoSobreRuedas-2

 ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞ ∞  ∞  ∞

Enlaces y citas que, como siempre iré paulatinamente añadiendo:

Comparte con quien creas que le puede servir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

3 comentarios en “Sirve la psicoterapia?

  1. Molto bene, maestra. Dices lo que dices, y lo dices bien… Soy carne de diván, jajaja, y puedo decir que la terapia ha sido gran guía-compañera de viaje…. Unas veces más, otras menos, me ha llevado a lugares inesperados y no por indeseados, precisamente….y me ha permitido estar en otros, sin enloquecer… Y aun así… me sigue ocupando/preocupando (soy la mayor de 3 hijos…) cómo manejarme/nos con mi madre… Una personalidad compleja y, en fin… Las 2 hermanas hemos hecho terapia, un hermano y mi madre no… Todo esto os lo cuento, disculpad el rollito, porque doy siempre con la misma reflexión: Es tan dificil convivir y solucionar temas con personalidades alejadas de la actitud terapéutica en el entorno familiar, neurótico es poco!!! En fin, que quedo a la atenta espera de lo que prometes en tu último párrafo… No voy a desesperar, lo sé…. pero necesito compañía! jajaja. Gracias, relinda! No cejemos en nuestra fe y confianza…. Sabemos que funciona (aunque podamos desesperar…)

    • Qué importante es la compañía para hacer el camino más llevadero… buena compañía de los que compartimos un proceso… y yo encantada de que tú y yo seamos compis en esto de aceptar auténticamente lo que hay 🙂

      G R A C I A S por tu generosidad al compartir tu experiencia 🙂 Toca lugares profundos del alma…

Deja un comentario