Mini-mapas para Navidad

Recopilo aquí los post que he ido escribiendo en mi otro blog (“Mini-mapas para tormentas” de Larioja.com) empezando por el más reciente. FELIZ NAVIDAD Y BELLO 2015  A TODOS LOS QUE ME ACOMPAÑÁIS POR ESTOS LARES 🙂


REGALOS (Reyes en apuros)

No me gusta los regalos por obligación, y menos en estas épocas donde en vez de disfrutar mariposeando entre cosas bonitas o ideas chulas, hay que agarrar lo primero que pilles a codazos entre la marabunta. Acepto el precio a pagar por ello, es decir, ser criticada y tildada de raruna. No obstante, os dejo aquí algunas sugerencias para regalos de última hora:

Si al destinatario del presente le gusta leer, llévale un libro; si le gusta pintarse, algo de maquillaje; si es el teatro, pues una entrada; etc. ect. etc. Es decir, los regalos según aficiones, gustos y valores casi siempre van bien, sobre todo si van acompañados con tiquet regalo;)

Otra posibilidad son regalos más impersonales como los bonos de experiencias o de alguna tienda, que se pueden acompañar de unas palabritas escritas es un bonito papel para así espolvorearlo con un pelín de cuore.

También los “vale por…” pueden sacarnos del apuro si al menos dedicamos un rato a diseñarlos… metiéndolo, por ejemplo, en un cofre hortera de un chino.

Y por supuesto ¡también puedes hacer algo tú mismo! Haz galletas, unos versos, una composición con fotos, una lista de reproducción especial, tunea un bolso que no uses, si sabes hacer jabones , pues a ello… O cualquier cosa que se te ocurra… como una botella mágica donde introducir en notitas de colores cada cosa bonita que nos suceda a lo largo del año…

Os propongo, no obstante,dar ejemplo a los más pequeños  como hace mi amiga y colega Larraitz Artetxe: ella les muestra el “único” regalo que le han traído y su felicidad por ello, mientras ellos le preguntan sorprendidos “¡¿solo te ha traído una cosa?!”.  Hay, qué sociedad de la cantidad, me decía…. Y añadía “yo para 2015 deseo que aprendamos a saborear y disfrutar de nuestros deseos!”.

Así que yo para Reyes me pido eso😉

∞  ∞  ∞ Recomendaciones de libros de Álvaro de la Rica.


NOCHEVIEJA

Noche Vieja… como el resto de las navidades… ¡posturas encontradas! Si te gusta, a disfrutar. Si no, te pintarrujeo dos posibilidades:

Puedes sazonar con sentido común, es decir, con la frase “es simplemente una noche más, donde, por cierto, mucha gente se aburre” y acudir a tus compromisos con esta mentalidad o escaquearte e irte a tu casita, calentita, la mar de a gusto.

Y también puedes hacer algo diferente (¡sin expectativas, claro! pues éstas tienen la manía de boicotear el disfrute). Sólo o acompañado, sé creativo y… pregunta, por ejemplo, a los abuelos por alguna antigua tradición. Diseña tu particular manera de tránsito de año. Lo único que te sugiero si quieres ponerte “modo moñas-tiernecico” es que incluyas el agradecimiento: ¿qué agradeces de 2014? momentos de disfrute, aprendizajes, medallitas que te pones, regalos de la vida, lo que hayas tenido de salud, dinero y amor… Agradecer es un bálsamo vital para las heridas del alma (no para taparlas sino para calmarlas y sanarlas).

Si hay niños aprovecha e inventad juegos, espectáculos, disfraces… Sin niños también, of couse, pero éstos son la excusa perfecta para hacer el payaso y sumergirnos en la magia, que tanta falta nos hace.

Por otra parte, con adolescentes la cosa se vuelve “emocionante” así que, si os agobiáis, el compartir con otros  padres desde la sinceridad suele ser muy útil. Cada familia es un mundo y esto nunca hay que olvidarlo pero una sana conversación ayuda a ampliar perspectiva y aplicar así mejor el sentido común.

Y con estos versos de Benedetti os deseo un muy bello 2015!!!

“Vivir la vida y aceptar el reto, 
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos…”
 ⋆ ⋆ ⋆    ⋆ ⋆ ⋆ ⋆ ⋆    ⋆ ⋆ ⋆ ⋆ ⋆    ⋆ ⋆ ⋆ ⋆ ⋆      ⋆ ⋆ ⋆
  • Pequeño rito para Noche Vieja de la mediática Elsa Punset.
  • Un contrapunto provocador tomado de MujerTaruk: “Vivir con un poco menos, no pintarse las uñas ni tener más de cuatro pares de zapatos. Frecuentar muy poco los supermercados, los grandes centros comerciales, las horribles oficinas. Acudir, sin embargo, más al bosque, al parque, a las riveras de los ríos, a la sombra de las encinas, al mar solitario, aunque sea descalza, aunque sea con el mismo jersey gastado que llevábamos en el instituto…”
  • Y unas cuantas reflexiones mías sobre los “deseos.

 NAVIDAD

Noche Buena… Solsticio de invierno… Comienzo de un nuevo año… El día comienza, de nuevo, a recuperar terreno respecto a la noche… Renovación y re-nacimiento.

Cada día se comprueban y se estudian más los efectos de rituales y tradiciones. Eso que se ha dado desde el comienzo de los tiempos, parece ahora que tímidamente volvemos el rostro hacia ello tras un largo periodo de marginación etiquetándolos como superstición y retraso.

Debajo de la hipocresía con la que se ha envuelto los que todavía sobreviven en nuestra sociedad, podemos encontrar una profunda sabiduría de la que, sin lugar a dudas, andamos anémicos en estos tiempos. Y esto ocurre con la navidad.

Intercambiamos mensajes a veces realmente merengosos. Algunos sólo por cumplir y por las apariencias. Y en enero volvemos a la misma rutina de individualismo y mala onda… ¿o quizá no?

No, no volvemos igual aunque lo parezca. Tiramos la basura todas las noches para que, aunque al día siguiente se vuelva a llenar, no se acumule y vivamos en un estercolero. Y cuanto más íntimamente sintamos las vivencias de estas fechas, más potente será la alquimia en nuestra alma.

Por eso os deseo, y me deseo, en estos días… esponjar el corazón… y avanzar en el camino de amar con consciencia. Amar con conciencia que es para mí AMAR con mayúscula.

Amar lo bello es fácil. Amar lo que me desagrada, acunando a la vez esa propia sensación disfórica, eso es mi Ítaca… ese aceptar verdaderamente lo que hay, tanto interno como externo, abriendo bien los ojos a lo que no quiero ver.

Y no esperemos a tener una enfermedad grave para disfrutar la sutil belleza de cada pequeña cosa del día a día, y reírnos, y compartir, y agradecerCuidemos el jardín de lo esencial en la vida.

Esto es lo que acompaña a mi abrazo en estos días… palabras que pueden ser mágicas si nos las dejamos sentir en lo profundo… y a mí me reconfortan y me siembran el alma.

En lo más oscuro del invierno, siempre hay luz que renace. Eso es para mí la Navidad.

∞  ∞  ∞ Estas fiestas son para acompañarse, para acompañar, es ese simplemente estar ahí para el otro, sea quien sea y con lo que traiga consigo. Aceptándole tal cual es, sintiendo que es una oportunidad  -su presencia es El Regalo- para crecer juntos humanamente.” Con mi cariño más sincero, os deseo FELIZ NAVIDAD! ∞  ∞  ∞ 

Navidad_Honthorst


“ENTRAÑABLES” REUNIONES FAMILIARES

Reuniones-familiares-navideñas… estas tres palabras así juntitas a no pocos les producen urticaria. Si éste es tu caso y no has podido coger la maleta y poner pies en polvorosa, aquí van algunas sugerencias para surfear en tan complicadas mareas:

ANTES de acudir al tan “esperado” encuentro: prepara con tu pareja (u otro familiar de confianza) la estrategia para llevar la comida lo mejor posible. Ya sabes lo que va a pasar… pues en vez de hacer mala bilis y/o entrar al trapo,  dale la vuelta y juega con el humor haciendo, por ejemplo, una porra secreta a ver quien acierta más en relación a los chistes racistas del cuñado de todos los años, los desprecios socavados de tu suegra etc. No es el momento de resolver problemas y, aunque hayas acudido por obligación, ten bien presentes tus razones para estar ahí (no disgustar a tu madre, que tus hijos estén con sus primos…). Cómo decía Nietzsche, el hombre es capaz de soportar cualquier cómo, si tiene un por qué.

DURANTE: Los sabios de toda la historia coinciden en que ante cualquier situación uno puede elegir si amargarse o no. Esto es dificilísimo claro está, pero puede guiarnos a la hora de atender a los detalles positivos, evitar profecías auto-cumplidas y  pactar con nosotros mismos un paréntesis (evitando pensar continuamente en lo horrible de la situación, en rencores pasados etc.).

No esperes a que los demás cambien… prueba tú, por ejemplo, un pequeño detalle de interés hacia alguien que te disguste; o haz algo diferente que rompa una rutina de siempre; u obsérvales con otros ojos (como… no sé, los personajes de una peli). Y por supuesto, elige rapidísimo y siéntate al lado de los que te hacen sentir mejor!

Otras cosillas, que como todo lo anterior el fácil de decir y difícil de hacer, son: aclara cuanto antes los malentendidos evitando acusaciones (expresando cómo te has sentido con la predisposición de resolverlo); evita temas conflictivos (y, si es necesario, pídeselo con antelación a ese pariente que siempre mete la pata); y bandea los cuchillos con arte y una sonrisa.

DESPUÉS… que tu pareja o familia más cercana no pague  tu contención durante la comida. Para eso no dejes que el vaso se llene hasta el borde y si ya has explotado aplaza la discusión hasta el día siguiente. Y FUNDAMENTAL valórate lo conseguido! Sólo tú sabes lo que te ha costado!

Navegantes, esto es sólo un mapa. La tormenta la  tendréis que enfrentar vosotros;)

De todas maneras, y con esto me despido hoy, no hace mucho me recordaba una amiga, que… aunque sentarte al lado de la sosa de tu prima sea un tormento, sin ella no habría esas frases gloriosas para la posteridad. Y que lo que hoy nos supone un suplicio, mañana será añoranza… añoranza de esos momentos de encuentro de gente tan dispar pero unida por sentimientos y recuerdos muy potentes. Y me guardé muy dentro su penúltima frase antes de levantarnos a pedir otra caña: “Las últimas Navidades estuve trabajando en cuidados intensivos… y los enfermos estaban acompañados de su gente… que dejaba todo en suspenso, hasta el aliento, acompañándoles”.


ODIO LA NAVIDAD

La Navidad para muchas personas es la peor época del año. Las ausencias se hacen figura, la soledad también, así como el abismo entre lo precario de mi situación y lo que se me vende como ideal navideño. Además parece que no te puedes esconder de la navidad… está por todas partes… activando recuerdos y nostalgias del pasado en un maremagnum emocional que suele ser muy confuso (tristeza, rabia, culpa…).

Permítete sentir lo que sientes sin dejarte arrastrar demasiado. Si esto es siempre complicado, en navidad lo es más por las exigencias externas, lo sé. Intenta si puedes, no obstante, hacer un pequeño esfuerzo por la gente que te importa: si a ti te gustaría que se pusieran en tu lugar, intenta hacerlo tú también a la inversa… sin regodearte en la culpa, sino “jugando” con ella: ponle un nombre y charlar un rato, por ejemplo. La culpa es rabia virada hacia uno mismo: un síntoma. Así que, para empezar, te la puedes tomar como una horrible jaqueca (ojalá no estuviera ahí pero está… y toca llevarla lo menos mal posible).

Quizá también echar una mano a otros en situaciones similares, o más difíciles (que por desgracia siempre los hay), ayude a que el matiz del dolor torne un pelín más llevadero. Y sobre todo, una de mis frases norte: en vida, todo pasa, tanto lo bueno como lo malo… y yo, tratando de apreciar la hermosura que hay en cada pequeña cosa.

Un mini-mapa ha sido éste especialmente difícil de escribir. Cómo dar pistas en tan pocas palabras sobre las tormentas más oscuras de la vida? Mi particular cartografía me dice (y os lo comparto de despedida por si os sirve): Ve al interior… ve muy profundo… y allí, bajo las oscuridades, muy muy escondida a veces, encontrarás luz.

 ∞  ∞  ∞  ∞  ∞

  • No es nada el que la vida sea atroz; lo peor es que sea vana y sin belleza.” Marguerite Yourcenar.
  • “El arte más poderoso de la vida, es hacer del dolor un talismán que cura”. Frida Kahlo.
  • “Y al prender su luz interior el hombre descubrió que tenía una sombra atada a él mismo. Y al perderse entre las sombras el hombre descubrió que su luz interior brillaba como ninguna otra.” Jung.
  • “I have found so much beauty in the dark; As I have found such horrors in the light.” Anonymous.

AGOBIOS NAVIDEÑOS

Es evidente que al ser humano le encanta amargarse la  vida. Vale que tengamos que aguantar los agobios en el trabajo porque tenemos que pagar la hipoteca ¿pero qué sentido tiene estresarnos tanto en Navidad? Y eso, que dejo para otro día, tanto lo que nos suele remover estas fechas, como las complicadas reuniones familiares a manejar.

Decorar la casa, comprar los regalos, preparar comidas y cenas, reuniones de empresa, compromisos de todo tipo etc. etc. etc. y a todas partes corriendo. Un poco triste, en mi opinión, la verdad. Y, a la vez, vemos anuncios como el viral de estos días de Ikea, y se nos asoma la lagrimita.

Nos ha tocado nacer en esta sociedad, en este tiempo, con lo bueno y lo malo. Pero en lo profundo del corazón del ser humano, sin importar época ni cultura, palpita la ternura… esa añoranza de un suave abrazo, de una mirada, de un simple-mente estar junto al otro… en calma.

Adornemos en árbol prestando más atención al tacto, a lo sensorial, a lo que sentimos; y menos a los pensamientos, que, cual saltamontes, andan siempre brincando de un sitio para otro. Bajemos la auto-exigencia con humor: ¿o es que me van a  dejar de querer porque se me queme el pavo? Aprendamos a delegar tareas aunque las cosas no salgan tan bien como “debieran”: lo perfecto puede resultar muy aburrido ¿no te parece? Y, fundamental, encontremos a lo que hacemos un sentido: ¿para qué voy a la cena de empresa con lo tímida que soy?

Navegantes… vayamos más a lo esencial… nos susurra El Principito.

 ∞  ∞  ∞ Imperfecta ante mí.  ∞ Imperfecta ante los demás.  ∞ Y sin embargo, más feliz.  ∞  ∞  Más feliz… al ir… sumergiéndome… en lo sutil … de mis haceres.  ∞  ∞  ∞

 Navidad

Comparte con quien creas que le puede interesar ¡Gracias!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario