Del pedir una barra de pan a la conferencia del martes

El martes doy una conferencia. Quién me lo iba a decir cuando a los 19 años no me atrevía ni a comprar el pan en nuestra tienda de toda la vida…

Ahora toca darme visibilidad, cuando siempre he intentado absurdamente pasar desapercibida. Y que mi ego viva, disfrute, sufra, de otras cosas.

Nací con parálisis cerebral, además de con otros muchos determinantes. Fui una niña extrovertida y feliz, o eso creo, y digo “creo” porque últimamente recuerdos no tan agradables están emergiendo. A los 13 años viré, tras una grave cirugía, hacia una introversión extrema, de la que comencé a salir sólo cuando me fui a estudiar farmacia a Pamplona. Aún no entiendo cómo me atreví… supongo que por los dos apoyos esenciales en mi vida: mis padres y hermanos; y algún tipo de ángel de la guarda o similar que afortunadamente me acompaña.

Fue duro el camino, sosteniéndome en el deber. Ahora, sin embargo, desde 2008, me ayudo de otras cosas (con sus pros y sus contras, como todo en esta vida) para vivir con mis inseguridades. E intento aportar, disfrutar, aprender… y sobre todo vivir.

Veis que hoy me ha dado por contaros algo sobre mí… iba a perfilar un post teórico que tengo a medio elaborar, y ha resultado que os he enumerado los tres puntos de inflexión de mi vida…

Os espero a los que podáis y os apetezca, el martes a las 20h en el Centro Cultural Ibercaja de Potales (Logroño); y al resto por aquí siempre que queráis.

Buen caminar, compañeros!

NOTA: El resultado lo podéis ver en http://garcialaso.com/2013/05/conferencia-ibercaja

Comparte con quien creas que le puede interesar ¡Gracias!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

3 comentarios en “Del pedir una barra de pan a la conferencia del martes

Responder a María-Cruz Estada Cancelar respuesta